Cómo enriquecer nuestra vida

“Sigue acumulando cosas pequeñas y pronto tendrás un gran tesoro”

Proverbio latino

Hay momentos críticos a lo largo de nuestra vida en los que debemos enfrentar situaciones penosas y dolorosas: descubrir un engaño del que hemos sido objeto, la pérdida de nuestro empleo, un fracaso estrepitoso en un proyecto por el cual apostamos, un divorcio o una enfermedad seria. Es en estos momentos cuando requerimos de una gran fortaleza emocional, pero también de apoyos, soportes de otras personas u otras cosas que nos ayuden a hacerles frente, para sortearlos con éxito.

Un apoyo en esos momentos duros puede ser contar con una diversidad de intereses y conexiones emocionales con otras personas: darle cauce a nuestros intereses y fortalecer nuestras relaciones nos proporciona una especie de “red de seguridad”, una fuerza, para cuando “caemos” en esos tiempos difíciles.

Una amistad estrecha nos da un sentido de pertenencia que puede atenuar las situaciones traumáticas.

polynesian-680122_1280Encontrar apoyo en otras áreas de nuestra vida y en otras actividades que realizamos hace más fácil lidiar con la adversidad y resulta ser bastante reconfortante. Finalmente, no todo en la vida está mal. Este pensamiento en sí es muy reconfortante. Buscar interesarnos en algo externo nos hace olvidarnos momentáneamente de nosotros mismos y de nuestros problemas. Cambiamos el foco de atención de aquello que nos perturba y dejamos de invertirle energía mental y emocional, con lo que conseguimos un descanso de la incesante preocupación o dolor al que estamos expuestos. Incluso si se trata de un solo minuto, al alejarnos de ese estado mental negativo comenzamos a sentirnos mejor.

No es extraño, entonces, que una de las prescripciones para la depresión moderada sea mantener la mente ocupada en algo que no seamos nosotros mismos: poner atención al entorno, mantener el contacto constante con otras personas, maravillarse con lo que se encuentra uno en el camino, literal y metafóricamente. Tomemos en cuenta lo que dice el escritor británico Gilbert Keith Chesterton:

“No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse”.

Una forma más de enriquecer nuestras vidas es llevar a cabo un proyecto personal. Una vez leí que una clave para la felicidad consiste en plantearse proyectos personales a todo lo largo de la vida. Quizás se deba a que los proyectos dan sentido a nuestra existencia y a que de ellos se deriva una gran satisfacción, energía y un gran entusiasmo. Cuando comenzamos algo nuevo nos enfrentamos a un reto y a la vez una oportunidad, por ejemplo, de desarrollar una habilidad, de hacer amistades nuevas, de darle variedad a una existencia rutinaria.

Es posible que al comenzar una nueva actividad le des un nuevo rumbo a tu vida. ¿Quién lo puede saber? También hay que recordar que nunca es demasiado tarde para comenzar y que un proyecto no tiene que ser algo complejo o requerir de una gran inversión de tiempo o de dinero. Un adulto mayor podría decidir arreglar las plantas de su patio o hacer un jardín en ese espacio inutilizado de la casa. Seguramente esto lo llenaría de vitalidad. El contador de un almacén podría tomar clases de box, de pintura o crear un equipo amateur de basquetbol con sus compañeros. Una empleada de un banco podría intentar aprender un idioma que le llame la atención. El mero hecho de estar en contacto con una cultura diferente es altamente energético, pues también se obtiene un constante sentido de logro, esencial para ayudarnos a seguir adelante. Un estudiante universitario podría proponerse entrenar para participar en un maratón o hacer un ahorro para tomarse unas vacaciones en la playa.water-fight-442257_1280

Como puedes ver, cultivar y fortalecer nuestras relaciones, descubrir y encauzar nuestros intereses, así como incentivarnos mediante la persecución de metas relacionadas con proyectos personales, son formas en que no sólo enriquecemos nuestras vidas, sino que también nos aseguramos de algo a lo cual podremos agarrarnos cuando el infortunio se apodere de un área personal. Todas estas cosas pequeñas pueden ser valiosas reservas para tiempos duros: comienza ahora mismo a crear tu gran tesoro.♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s